Impacto económico de los huracanes más costosos en México

El huracán Beryl ha despertado preocupaciones en México tras causar estragos en varias naciones del Caribe y dirigirse ahora hacia nuestras costas. Se espera que Beryl toque tierra mexicana la noche del viernes, reducido a categoría 2, aunque los efectos devastadores podrían generar pérdidas significativas.

México, un país frecuentemente afectado por ciclones tropicales, se prepara nuevamente para enfrentar los embates de la naturaleza. Esta vez, la Península de Yucatán es uno de los principales focos de atención ante la amenaza del nuevo fenómeno meteorológico.

El año pasado, México experimentó la furia del huracán Otis, que impactó las costas de Acapulco como un poderoso huracán categoría 5. Este ciclón se posicionó como el segundo más costoso en la historia del país en términos de pérdidas materiales, según reveló la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Con el inicio oficial de la temporada de huracanes el 15 de mayo y su culminación el 30 de noviembre, 17 estados costeros se encuentran en alerta constante ante la posibilidad de estos fenómenos meteorológicos.

Huracanes más Costosos en México

La AMIS ha registrado los huracanes que han dejado mayores daños económicos en México, destacando los desembolsos significativos que han debido enfrentar las aseguradoras:

  1. Huracán Wilma (2005): Impactó la Península de Yucatán y generó pérdidas aseguradas por 2,714 millones de dólares.
  2. Huracán Otis (2023): Golpeó Acapulco con daños asegurados por 2,103 millones de dólares, convirtiéndose en el segundo huracán más costoso en la historia de México.
  3. Huracán Odile (2014): Categoría 3 que afectó Baja California Sur y la costa del Pacífico, con daños asegurados por 1,292 millones de dólares.
  4. Huracán Gilberto (1988): Tocó tierra en la Península de Yucatán como categoría 5, generando pérdidas aseguradas por 1,166 millones de dólares.
  5. Huracán Isidore (2002): Categoría 3 que impactó Yucatán, con daños asegurados por 425 millones de dólares.

El huracán Beryl representa una nueva prueba para México, que históricamente ha demostrado resiliencia frente a estos desastres naturales. Las autoridades y la población costera están en alerta máxima para mitigar los posibles impactos y proteger vidas y propiedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *