Albergues de la frontera norte de México alertan sobre posible oleada migratoria

En medio del anuncio del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sobre la regularización de cientos de miles de migrantes indocumentados casados con estadounidenses y sus hijos, los albergues en la frontera norte de México están anticipando una nueva oleada migratoria que podría impactar significativamente a ciudades como Ciudad Juárez, Chihuahua.

Directores de refugios como la Red de Albergues Somos Uno por Juárez expresaron preocupación ante la posibilidad de que familiares de personas con estatus legal en Estados Unidos decidan formar nuevas caravanas hacia la frontera para beneficiarse de esta política migratoria reciente o esperar por futuras oportunidades similares.

Francisco González, pastor y director de la Red de Albergues, comentó a EFE que la noticia de la regularización de familias en Estados Unidos es bien recibida por quienes ya tienen familiares beneficiados, pero puede generar una percepción equivocada entre quienes aún no han regularizado su situación. Esta percepción podría llevar a más personas a intentar cruzar la frontera, aumentando la demanda en los albergues locales.

«Para los que ya están allá, es una buena noticia, se van a beneficiar unas 500,000 personas. Pero para los que están en este lado, puede generar la idea de que en el futuro también podrán beneficiarse y eso puede traer más personas», advirtió González.

El flujo migratorio podría intensificarse tras una disminución reportada recientemente en las detenciones de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos desde que se implementaron medidas para restringir el asilo y agilizar las deportaciones. A pesar de las caídas en las cifras de detenciones, González destacó que cualquier anuncio sobre la regularización de familias alimenta las esperanzas de los migrantes y puede resultar en un aumento en las solicitudes de asilo y en la presión sobre los servicios de albergue.

En cuanto a la situación actual de los albergues, González mencionó que la Red de Albergues está operando al 50% de su capacidad, con 503 personas alojadas. Este incremento en la ocupación se debe, en parte, al bloqueo en las solicitudes de asilo que ha obligado a muchas personas a permanecer en la frontera mientras buscan procedimientos legales adecuados.

José Eduardo Ruelas, un hondureño varado en Ciudad Juárez mientras espera una cita para solicitar asilo, expresó su optimismo por la posibilidad de que políticas como las anunciadas por Biden permitan reunirse nuevamente con su familia en Estados Unidos. Sin embargo, destacó la lentitud del proceso y la situación desesperante en la que se encuentran muchos migrantes que esperan su turno.

«Las fronteras ya están muy colapsadas, llenas de gente, necesitamos ayuda. Es desesperante y por eso la gente se desespera y quiere entregarse», concluyó Ruelas.

La situación en la frontera norte de México sigue siendo un desafío humanitario y logístico, con la anticipación de nuevos flujos migratorios en respuesta a cambios en las políticas migratorias de Estados Unidos, lo que requerirá una respuesta coordinada entre autoridades locales, organizaciones humanitarias y gobiernos para gestionar adecuadamente la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *